LOS PROYECTOS INOPORTUNOS Y UNA CAUSA

Nos engañan como niños, no hemos podido tomar una experiencia de todo lo que está pasando durante cuatro décadas, nuestra paciencia se está esfumando ver desapareciendo, no hay nada que nos puede ayudar en recuperar esa fama que hemos adquirido en los años anteriores, sin tomar una decisión que nos pueda devolver ese moral de los años de las bellas hazañas..
Los acuerdos entre los países independientes que nos rodean están sobre la mesa para ser aprobados según el interés de cada uno políticamente e económicamente, lógicamente cada uno mira su interés y sobre todo, el económico, sabiendo de antemano que hay un pequeño y pobre pueblo en medio que no tiene ninguna consideración desde el punto de vista humano, en cuanto a los acuerdos no se tomen la consideración directa sobre el futuro de la solución de ese país.
Desde hace años, los lazos entre los pueblos del Magreb árabe se entrelazan, debido a las políticas emprendida por cada país limítrofe al Sahara, pero, acaso no podemos intervenir en dichas situaciones y demostrar que no trabaja nuestra causa y no hacen sino incrementar más problemas que después, solo nosotros nos enfrentaremos a ellos, y como siempre nos incumben directamente, y siempre, en lo peor para la causa Saharaui. Viendo el proyecto entre Mauritania y Argelia, lógicamente, son dos países que debían de haberlo hecho desde hace muchísimos años, pero como siempre lo hemos dicho, y lo hemos vivido, y lo viviremos pase lo que pase, sin nuestro consentimiento, ni viendo nuestra situación actual, este proyecto trabajara solamente los más poderosos, y nos creerá muchísimos problemas, no es el momento de este proyecto, porque?
– Todos los jóvenes serán el objetivo de estos proyectos, olvidando así nuestra causa y metiéndonos en otros problemas que no nos incumben, incluido las drogas las narcotraficantes, lo que nos pone en las garras de los traficantes y los jihadistas, y por lo tanto la inseguridad en la zona.
– Se olvidara la causa saharaui por completo en cuanto surgen los demás proyectos que están sobre la mesa de todos los países limítrofes al Sahara y sobre todo el de Jbeilat, que está previsto para el año 2022, que necesitara manos de obra que seguramente absorberá la mayoría de la población obrera Saharaui.
El último proyecto de la carretera Tinduf-Choum, además de poder abarcar algunos de los jóvenes saharauis, nos acoplará en problemas con Mauritania próximamente, y no hace sino empujar a Marruecos a tratar de ganar o sobornar los gobernantes mauritanos para que rechazan el proyecto argelino y aceptar la otra solución que no es más que El Guerguerat, o aceptar los dos proyectos, poniéndonos en otra dificultad con la ONU, y por lo tanto nos exigen otros criterios como siempre, a ceder terreno de nuestra soberanía y de nuestro honor, sabiendo que los vecinos nos traicionaron por un puñado de dólares en los años 75, no se puede contar con promesas de todos los vecinos, somos una moneda de muy buen beneficio para todos y se aprovecharan de nosotros hasta el final.
Para demostrar que la voluntad de los vecinos no es de garantía políticamente, y la prueba de esto, la intervención del gobierno mauritano en la última cumbre de la ONU, cito Palestina, Yemen, Siria, etc… menos el Sahara, su vecino y más que hermano, quiere decir que aceptara también la otra alternativa marroquí, que no es más que la vía de el Guerguerat.
Las soluciones que se preparen en los próximos días conllevan muchísimos problemas que nos incumben, y al parecer no estamos preparados hasta que caigamos en ellos, siempre la mayoría de esas complicaciones que nos crean los vecinos son de una envergadura que nos cuesta salir de ellos, y menos ahora que tenemos delante de nosotros la digamos ronda del emisario de la ONU, que seguramente, no lograra nada, debido a los puntos de vista distantes de cada cual, pasaremos años sin que lleguen a un acuerdo.
El enemigo está gozando de nuestros recursos como le antoja y se otorga todo el derecho de seguir explotando nuestras riquezas, que le dan las posibilidades de poder continuar en su testarudez, porque la ONU no busca sino satisfacer su ambición, a menos que haya una solución agraciada que contempla el cese del saqueo de nuestras riquezas y DD.HH..
La ONU ha demostrado que no tiene o no quiere solucionar el problema rápidamente según los eventos que surgen en el mundo, nos quedamos siempre en la tercera fila, porque los todo-poderosos lo quieren así, y mientras que nosotros no lo obliguemos por si o por si, no habrá nunca independencia del Sahara.
Tenemos que hacer algo que nos puede garantizar nuestro honor y nuestra causa, que no se puede alterar por unas circunstancias contrarias a nuestro objetivo o que nos pueden desviar de lo que teníamos entre las manos, aunque sea poco, pero con el apoyo de todos sin excepción mayores, jóvenes, mujeres, niños etc… Tenemos que buscar la forma de terminar con el dilema de la Minurso, no nos conviene de ninguna manera todas las proposiciones que traerá el nuevo emisario de la ONU, porque si no suspende la explotación de los recursos o dar un límite para la celebración del referéndum o defender nuestros pobres hermanos en los territorios ocupados (DD.HH.), no tendremos ninguna solución que nos pueda salvar el pellejo, así que no hay que fiarse de nadie ni siquiera los amigos en cuando se trata de negocios, y sobre todo en los momentos de crisis aguda.
Toda la patria o el martirio.
El Militante Lahaye.