MANIFIESTO : INICIATIVA SAHARAUI PARA EL CAMBIO

• Preocupados por la grave situación que vive el pueblo saharaui, bajo el dominio militar de Marruecos, el cual, tras invadir la mayor parte del territorio y mantener en el exilio a miles de nuestros ciudadanos, sigue reprimiendo los derechos más elementales de nuestro pueblo en las zonas ocupadas del Sahara Occidental (ex colonia española del Sahara).
• Considerando que nuestro movimiento de liberación nacional, articulado organizativamente en el Frente Polisario, después de notables logros en el camino de la emancipación nacional, necesita de impulsos renovadores para regenerar la ilusión y la esperanza de nuestros ciudadanos.
• Constatando que dicha ilusión sólo puede recuperarse con la rectificación del discurso político y de los métodos de gestión, así como con el afianzamiento y renovación de las instituciones para responder mejor a los desafíos de la coyuntura, afrontando sin miedo los hechos de corrupción, abuso de poder y otras prácticas contrarias a la unidad nacional e impulsando la participación de las nuevas generaciones en los órganos del poder político. En otras palabras, es necesario abrir el camino para una transición generacional en lugar de un liderazgo eternizado y con más errores y sombras que luces y aciertos en su trayectoria.
• Comprometiéndonos en la exploración de vías de desbloqueo para el problema de descolonización del Sáhara Occidental y del proceso de paz de la ONU, así como en la búsqueda de nuevos apoyos para la solución política negociada del conflicto en base a la legalidad internacional.
Convencidos, de que al actuar de este modo recogemos el sentir y las inquietudes de muchos saharauis, hemos tomado la decisión de emprender Iniciativa Saharaui para el Cambio (ISC).
Creemos que la experiencia de organizaciones de muchos países de todo el mundo demuestra que la aceptación e inclusión de corrientes con diversas opiniones, dentro de unos principios y fines básicos comunes, ha resultado claramente enriquecedora para la consecución de los mismos.
Somos conscientes de la complejidad de los problemas políticos y sociales en los que está inmersa la cuestión saharaui, pero también de los profundos cambios en el contexto internacional y en la sociedad saharaui, a un lado y otro del muro marroquí de la vergüenza, lo que precisamente hace que deba darse cabida a cuantas aportaciones, cuanto mejor articuladas y organizadas mejor, contribuyan a revisar y fortalecer las acciones del movimiento de liberación.
El desbloqueo de la gran cuestión nacional, la autodeterminación de nuestro pueblo, el fin del exilio y de la brutal represión en las zonas ocupadas, así como la salvaguarda del proyecto saharaui, requiere, desde la diversidad, reflexiones para la búsqueda de nuevas ideas, estrategias y acciones con vistas a conseguir avances reales hacia una solución definitiva.
También hemos de reflexionar y actuar en relación con los problemas sociales derivados de tantos años de exilio y guerra; mejorar los servicios, dar solución a la falta de expectativas de nuestros jóvenes, ampliar el papel de la mujer, elaborar estrategias de prevención y respuesta antes los gravísimos problemas de tráfico ilícito y de integrismo que asola a los países que nos rodean; en suma, inquietudes diversas y complejas a las que se deben aportar soluciones reales y viables a partir de una reflexión y un debate social y político serio y profundo.
Estamos convencidos de que la causa de todos los saharauis, en lugar de mediante el discurso y el pensamiento únicos propios de los sistemas autoritarios, estará mejor defendida en una organización abierta al debate, a la participación y a la renovación de las ideas y las personas.
Nuestro compromiso parte de la convicción de que las organizaciones políticas y los movimientos de liberación sólo tienen sentido si son instrumentos eficaces para proporcionar soluciones a las sociedades a las que dicen servir. Su código de conducta ha de basarse en los valores de libertad, justicia e igualdad y, por encima de todo, en un alto sentido de responsabilidad y ejemplaridad de sus dirigentes.
Desde este compromiso aspiramos a que Iniciativa Saharaui para el Cambio, entendida como una propuesta de debate abierto y sincero, sea objeto de adhesión y simpatía de todos, mujeres, hombres, jóvenes, cuadros e intelectuales y pueda constituir un punto de inflexión en el largo y dramático proceso saharaui.
En fecha a determinar se convocará una asamblea para que asociados y simpatizantes puedan discutir y definir el futuro y los lineamientos generales de Iniciativa Saharaui para el Cambio.MANIFIESTO
INICIATIVA SAHARAUI PARA EL CAMBIO

• Preocupados por la grave situación que vive el pueblo saharaui, bajo el dominio militar de Marruecos, el cual, tras invadir la mayor parte del territorio y mantener en el exilio a miles de nuestros ciudadanos, sigue reprimiendo los derechos más elementales de nuestro pueblo en las zonas ocupadas del Sahara Occidental (ex colonia española del Sahara).
• Considerando que nuestro movimiento de liberación nacional, articulado organizativamente en el Frente Polisario, después de notables logros en el camino de la emancipación nacional, necesita de impulsos renovadores para regenerar la ilusión y la esperanza de nuestros ciudadanos.
• Constatando que dicha ilusión sólo puede recuperarse con la rectificación del discurso político y de los métodos de gestión, así como con el afianzamiento y renovación de las instituciones para responder mejor a los desafíos de la coyuntura, afrontando sin miedo los hechos de corrupción, abuso de poder y otras prácticas contrarias a la unidad nacional e impulsando la participación de las nuevas generaciones en los órganos del poder político. En otras palabras, es necesario abrir el camino para una transición generacional en lugar de un liderazgo eternizado y con más errores y sombras que luces y aciertos en su trayectoria.
• Comprometiéndonos en la exploración de vías de desbloqueo para el problema de descolonización del Sáhara Occidental y del proceso de paz de la ONU, así como en la búsqueda de nuevos apoyos para la solución política negociada del conflicto en base a la legalidad internacional.
Convencidos, de que al actuar de este modo recogemos el sentir y las inquietudes de muchos saharauis, hemos tomado la decisión de emprender Iniciativa Saharaui para el Cambio (ISC).
Creemos que la experiencia de organizaciones de muchos países de todo el mundo demuestra que la aceptación e inclusión de corrientes con diversas opiniones, dentro de unos principios y fines básicos comunes, ha resultado claramente enriquecedora para la consecución de los mismos.
Somos conscientes de la complejidad de los problemas políticos y sociales en los que está inmersa la cuestión saharaui, pero también de los profundos cambios en el contexto internacional y en la sociedad saharaui, a un lado y otro del muro marroquí de la vergüenza, lo que precisamente hace que deba darse cabida a cuantas aportaciones, cuanto mejor articuladas y organizadas mejor, contribuyan a revisar y fortalecer las acciones del movimiento de liberación.
El desbloqueo de la gran cuestión nacional, la autodeterminación de nuestro pueblo, el fin del exilio y de la brutal represión en las zonas ocupadas, así como la salvaguarda del proyecto saharaui, requiere, desde la diversidad, reflexiones para la búsqueda de nuevas ideas, estrategias y acciones con vistas a conseguir avances reales hacia una solución definitiva.
También hemos de reflexionar y actuar en relación con los problemas sociales derivados de tantos años de exilio y guerra; mejorar los servicios, dar solución a la falta de expectativas de nuestros jóvenes, ampliar el papel de la mujer, elaborar estrategias de prevención y respuesta antes los gravísimos problemas de tráfico ilícito y de integrismo que asola a los países que nos rodean; en suma, inquietudes diversas y complejas a las que se deben aportar soluciones reales y viables a partir de una reflexión y un debate social y político serio y profundo.
Estamos convencidos de que la causa de todos los saharauis, en lugar de mediante el discurso y el pensamiento únicos propios de los sistemas autoritarios, estará mejor defendida en una organización abierta al debate, a la participación y a la renovación de las ideas y las personas.
Nuestro compromiso parte de la convicción de que las organizaciones políticas y los movimientos de liberación sólo tienen sentido si son instrumentos eficaces para proporcionar soluciones a las sociedades a las que dicen servir. Su código de conducta ha de basarse en los valores de libertad, justicia e igualdad y, por encima de todo, en un alto sentido de responsabilidad y ejemplaridad de sus dirigentes.
Desde este compromiso aspiramos a que Iniciativa Saharaui para el Cambio, entendida como una propuesta de debate abierto y sincero, sea objeto de adhesión y simpatía de todos, mujeres, hombres, jóvenes, cuadros e intelectuales y pueda constituir un punto de inflexión en el largo y dramático proceso saharaui.
En fecha a determinar se convocará una asamblea para que asociados y simpatizantes puedan discutir y definir el futuro y los lineamientos generales de Iniciativa Saharaui para el Cambio.