Gracias, hermana Argelia

A finales del año 1975, la administración franquista de Navarro Arias, vendió el territorio del Sahara Occidental atreves de los tenebrosos Acuerdos de Madrid a los regímenes ambiciosos y expansionistas de marruecos y Mauritania. Por el norte atacaron, a la noble tierra del Saguia El Hamra y Rio de oro, tropas marroquíes; por el sur, el ejercito Dadahista . El cielo del Sahara Occidental se lleno de aviones militares que arrojaban bombas sin piedad abrasando todo lo visible sobre la faz de la tierra y por el océano buques de guerra envenenaban las aguas de la costa saharaui.
Los civiles horrorizados y disgustados corrían hacia la única brecha segura, la frontera del Sahara con Argelia, apenas unos 40 km. Allí una gran multitud de niños, mujeres y ancianos fueron socarrados por la media luna roja argelina, los funcionarios de esta agencia humanitaria brindaban mantas, ropa, comida y tiendas de campaña a los refugiados.
En territorio argelino los saharauis organizaron sus campamentos, fundaron escuelas, hospitales y demás instituciones.
Argelia, la revolución del millón y medio de mártires, nido de los revolucionarios de todo el planeta, además del pueblo saharaui apoyo a todos las naciones oprimidas del mundo: Palestina, ANC de Sudáfrica, Timor Oriental, SWAPO, etc.…
Los argelinos nunca combatieron a lado de los guerrilleros saharauis, pero brindaban su apoyo político, humanitario y diplomático.
Las lagrimas de los argelinos se mezclaron con lagrimas de los saharaui al fallecer el gran caudillo, Hauari Bumedian, aquel líder y héroe argelino que, en los primeros días de la salvaje invasión, dijo en un discurso histórico: “ No guardamos rencor ni somos contra el estado marroquí, pero nunca permitiremos que nuestros hermanos saharauis sean degollados” y agrego ”A las Fuerzas Armadas marroquíes les decimos, otra vez os empujarán como carne de cañón en una política que no beneficiará a Marruecos, política que no está a favor de Marruecos, ni a favor del pueblo marroquí. A estas fuerzas armadas, deseamos que piensen y que observen su entorno, porque la gente que está matando, es gente árabe y musulmana. Y lo que el rey de ese país le pide a estas fuerzas, es agredir al honor y la integridad de un país hermano”
Años más tarde se mezclo la sangre saharaui con la argelina en el accidente del avión militar en Bufarik y los dos pueblos lloraron juntos.
Gracias, Argelia por acoger en tus hospitales a los enfermos y heridos que venían del campo de batalla con la sangre chorreando como grifos.
Gracias por educar a miles de niños saharauis y darles la oportunidad de obtener carreras universitarias para gozar de un futuro mejor.
Varias generaciones nacieron en los campamentos de refugiados saharauis en Tinduf, tierra argelina, sus mentes y miradas se dirigen a la tierra usurpada de los antepasados, sin embargo nunca olvidaran a su segunda patria.
En estos días los argelinos están demostrando al mundo como lograr una transformación política de un modo civilizado y sincero. Estamos seguros que el nuevo gobierno argelino no solo conservara su apoyo al pueblo saharaui, sino lo hará más macizo que nuca porque es un apoyo engendrado de los principios de la revolución argelina. En esos duros días los saharauis mantienen las manos alzados al cielo suplicando al Todo Poderoso que cuida y proteja a la nación argelina, cuando otros países vecinos conspiran en secreto, apuntan sus armas atreves de gigantescas maniobras militares y desean un futuro oscuro para la revolución argelina.
Nosotros los saharauis nunca olvidaremos la solidaridad y la simpatía de nuestros hermanos argelinos que compartieron con nosotros el pan y el alojamiento hasta en los momentos más cruciales, esta hermosa página de solidaridad se graba en la historia y se queda como un gesto de orgullo para generaciones venideras de ambas naciones magrebíes.
Abdurrahaman Budda

%d مدونون معجبون بهذه: