El sagrado Ramadán y los musulmanes del Sahara Occidental

Los musulmanes del Sahara Occidental, este noble pueblo, al que sus ancestros, los Beni Hassan, llegaron en el siglo XIII a la santa tierra del Saguia el Hamra y Rio de Oro procedentes de la península Arábiga, específicamente Hadramut en Yemen, dice el proverbio árabe “ Aquel pionero hijo de aquel león”. Son ellos los que derrocaron a los colonialistas ingleses, portugueses, franceses y españoles, cuando estos últimos se marcharon a sangre y fuego y, aun la herida sangrienta, los saharauis se sorprendieron con la llegada de tropas invasoras de una nación vecina, árabe y musulmana.
Los musulmanes saharauis celebran este mes, como todos sus hermanos del planeta el sagrado Ramadán. Una gran parte del pueblo saharaui lo hace en el exilio, los Campamentos de Refugiados en Tinduf, uno de los desiertos mas inhóspitos del mundo, donde la temperatura veraniega alcanza los 50 grados, donde la gente vive en jaimas y casas de adobe con techos de chapas de zinc, la mayoría de estos refugiados no tienen electricidad en sus hogares, sin embargos están privados de los aparatos de aire acondicionado, neveras y otros servicios indispensables. El agua potable se abastece atreves de cisternas que laboran dia y noche para cubrir las necesidades de este producto tan vital en la vida. Los alimentos se reparten por agencias humanitarias internacionales, estos alimentos muchas veces son insuficientes y en ocasiones llegan tarde, donde no figuran algunos productos esenciales como la leche, frutas, pescados y carne.
A pesar de todas estas duras dificultades, los musulmanes saharauis conservan la moral muy alta, resisten hace más de cuarenta años para recuperar la tierra usurpada y cumplen de la mejor manera sus obligaciones religiosas en estas arduas condiciones climatológicas, convencidos y gustosos por el destino que Ala quiso para ellos.
En cambio, en otros países musulmanes, países del Golfo Arábigo, donde la gente vive en lujosas mansiones y disfruta de una inmensa riqueza, no se acurdan de los desdichados niños del Sahara, aquellas criaturas inocentes que no conocen el mar ni nunca tuvieron juguetes, los que solo conocen su patria en los mapas. No se fijan en los hospitales sin medicamentos ni de las viudas y huérfanos que ha ocasionado esta guerra injusta que fue declarada a este pequeño pueblo musulmán, los gobernantes de estos países fueron los que financiaron y siguen apoyando al país que invadió y ocupo ilegalmente al Sahara Occidental.
Durante el Ramadán en El Sahara Occidental a diferencia de muchos países musulmanes no se ofrecen grandes banquetes de comida, donde figuran exquisitos platos como: Carne asada, pescados, variedades de ensaladas, postres, la Harira, dulces y multiples bebidas. Los saharauis al finalizar su dia de ayuno en un entorno geográfico hostil, rompen el ayuno con pocos dátiles, un vaso de Encha (sopa de sémola de cebada), leche de camello o cabra y te verde. Después del Iftar salen a visitar a los amigos y familiares y cuando las mezquitas anuncian El Adán se dirigen a cumplir con la oración de Tarawih. Durante la cena comen Cuscús con carne, arroz o un caldo de carne con pan y preparan interminables rondas de té verde. Durante Shur comen Dchicha o cuscús con leche.
Sin embargo, los encuentras siempre sonrientes, felices, conformes con la voluntad de Ala. Sus hogares siempre están abiertos para el amigo el transeúnte y el huésped. Son hospitalarios y todo lo comparte con mucha generosidad, sin duda, es uno de los pueblos más nobles del universo.
Este sagrado Ramadán, es una oportunidad para que los dirigentes de Marruecos cumplan con las enseñanzas del Islam y cesan su injusta ocupación a la tierra musulmana del Sahara Occidental.
En este glorioso mes, nuestros ruegos y suplicas al Todo Poderoso, nuestros mas profundos deseos son: la convivencia pacífica entre saharauis y marroquíes, que los niños de ambas naciones juegan en paz y sonríen como verdaderos hermanos, que los musulmanes de esta region rezan en la misma mezquita, se abrazan y se perdonan, alejando para siempre el odio y el rencor en aras del bien estar y la prosperidad de las dos naciones hermanas en el Islam.
Abdurrahaman Budda

%d مدونون معجبون بهذه: