Fuertes Aplausos a los guerrilleros saharauis

Un día de noviembre de 2020, mientras un grupo de mujeres saharauis portando banderas y pancartas protestaban pacíficamente contra la ocupación y el expolio de las riquezas minerales de su tierra, tropas marroquíes salieron del muro de la vergüenza para sofocar violentamente a esta manifestación pacífica y civilizada.
Los guerrilleros saharauis que vigilaban el escenario, de muy cerca, atacaron con sus armas, silenciadas hace más de 29 años, poniendo fin; tanto al chantaje del ejército ocupante como al fracasado proceso de paz, cuyo objetivo era eternizar la ocupación del Sáhara Occidental.
El ejército saharaui, logró reconstruirse con la velocidad de un relámpago, con una gran disposición combativa y asestó duros golpes a los soldados marroquíes atrincherados a lo largo del muro de la vergüenza.
Fue entonces cuando Gutiérrez, secretario general de la ONU, después de cuatro años de absoluto silencio rebosante de complicidad con la fuerza invasora, mantuvo varías llamadas telefónicas con todas las partes involucradas en el conflicto.
Francia, protector y aliado europeo de Marruecos, también llamó a la calma, sin alinearse con Trump en su aventura diabólica. En este marco, el presidente galo, Emmanuel Macron, realizó dos llamadas de carácter urgente al rey de Marrueco y al presidente argelino; donde el tema principal abordado fue el conflicto armado del Sáhara Occidental.
Los embajadores rusos en la ONU y Argelia instaron a la necesidad de respetar la legalidad internacional en el territorio saharaui. La Unión Africana, la Unión Europea, Human Rigths Watch, UNCHR y otras agrupaciones regionales y Asociaciones Internacionales de gran prestigio simpatizaron con el pueblo saharaui.
Los canales televisivos y periódicos más prestigiosos del mundo presentaron análisis profundos y detallados del conflicto saharaui desde su inicio.
El gobierno español, que apoyaba ciegamente al reino de Marruecos política y militarmente, rechazó la decisión unilateral del gabinete de Trump y llamó al cumplimiento de las resoluciones del Consejo de Seguridad respecto a la cuestión saharaui y se ha puesto en contacto con el equipo del presidente electo Joe Biden para convencerlo de revertir la decisión de Donald Trump y volver al multilateralismo. A pesar del bloqueo económico asfixiante del gobierno marroquí a las ciudades de Ceuta y Melilla, el gobierno de la Moncloa continuó exigiendo el estricto cumplimiento de las resoluciones de la ONU en la región. Sudáfrica envío una carta a la ONU para expresar su rechazo al cambio de política norteamericana en relación a la última Colonia africana. Alemania, Reino Unido, Italia, Portugal, Namibia y otros muchos países del mundo se pronunciaron a favor de la justa causa del pueblo saharaui.
Unos 380 parlamentarios de toda Europa escribieron una carta al presidente norteamericano, Biden, para que revierta la decisión de Trump de reconocer la supuesta soberanía de Marruecos sobre el Sáhara Occidental.
Gracias a las acciones militares de los leones del Saguia el Hamra y Río de oro, la empresa de seguridad más grande del mundo, Ganda Word, calificó al territorio saharaui como zona de guerra y alertó a todos las empresas y turistas sobre sus grandes riesgos.
Con la acción heroica del ejército saharaui, volvió a reinar el ambiente de gran fervor revolucionario, típico de los primeros años de guerra, en los campamentos de refugiados saharauis, donde predomina el ambiente de hermandad y las ansias del martirio por la patria. Los jóvenes lucieron sus uniformes militares dejando a un lado sus caprichos y se alistaron en las escuelas militares, los comerciantes cerraron sus tiendas, los taxistas aparcaron, para siempre, sus coches; los trabajadores abandonaron sus talleres y los pastores dejaron sus ganados. Los camellos bramaron y las cabras balaron en protesta de la partida de sus amos sin comprender las verdaderas razones. Los ancianos derramaron lágrima por no poseer la fuerza necesaria para apretar el gatillo, las mujeres se organizaron en múltiples grupos para preparar cebada molida, Cuscús y otros alimentos disponibles en tiempos de apuro para los guerrilleros. Las madres despidieron a sus hijos con largos abrazos, susurrando en sus oídos elogios y frases de ánimo en aras del cumplimiento del sagrado deber patriótico.
Después de meses de arduas misiones combativas, los guerrilleros volvieron en camiones militares, marca Magirus, por caminos polvorientos, al llegar, alzaron sus manos victoriosos y sonrientes. El ulular de las mujeres y las voces de júbilo llenaron el cielo del campamento. Los abrazos y las lágrimas de alegría caracterizaron la ceremonia de bienvenida a los combatientes más valerosos que jamás el mundo había conocido.
A pesar del gran debate en el panorama político mundial acerca de los últimos acontecimientos en el Sáhara Occidental, nosotros, los saharauis, solo confiamos en los kalashnikov de los heroicos combatientes saharauis, ellos merecen nuestros abrazos, respeto, admiración y nuestros más calurosos aplausos.
Abdurrahaman Budda

اترك رد

لن يتم نشر عنوان بريدك الإلكتروني.